¿Cómo funcionan los préstamos con aval hipotecario?

Si necesitas un crédito online, tienes muchas opciones para conseguir dinero rápido. Una de ellas son los préstamos con aval hipotecario, que te pueden facilitar las cosas, sobre todo si el importe que necesitas es bastante grande o si te encuentras en ficheros de morosidad. Se trata de préstamos personales rápidos que avalas con tu casa. Veamos cómo funcionan en el siguiente post.

Préstamos con aval

Los créditos con aval hipotecario no se diferencian demasiado de otros minicréditos o préstamos rápidos. En realidad, tienen muchos puntos en común. Se trata de créditos personales que se obtienen de manera rápida y en pocos pasos.

La principal diferencia llega en los requisitos. Mientras que en los préstamos sin papeleos casi no hay requisitos, en este caso hay uno indispensable: tener un inmueble en propiedad. Si lo tienes, puedes avalar tu préstamo con él con mucha facilidad.

Lo que se consigue con esto es una mayor facilidad para acceder al crédito inmediato. Para las entidades de crédito resulta más sencillo confiar en alguien que tiene este aval. Y a ti te permite seguir viviendo en tu casa y disfrutar del dinero que necesitas.

Dado que los importes que prestan están entidades son mucho mayores, hasta los 300.000 euros, es lógico pensar que pidan una garantía como un piso o casa para hacer frente en escenarios de impago.

Todo esto hace que se trate de préstamos muy utilizados por los usuarios. Cada vez más personas eligen esta modalidad para obtener una buena cantidad de efectivo que les permita afrontar esos gastos que no se pueden aplazar durante mucho tiempo como reunificación de deudas, grandes reformas o comenzar un negocio.

En los préstamos con aval de cualquier tipo, el funcionamiento es muy simple. Se solicita dinero y se disfruta de él sin restricciones. El aval está para el caso de que no puedas devolver el dinero. Eso sí, las entidades de crédito ofrecen bastantes facilidades para prorrogar los plazos si alguna vez no puedes afrontarlos.

Esto hace que sea una forma de préstamos personales muy útil. El cliente tiene más facilidad para acceder al dinero, la entidad cuenta con la tranquilidad del aval y ambos salen ganando. Por eso, conviene valorar esta opción si quieres solicitar un crédito online de respuesta inmediata.

Requisitos para los préstamos con aval hipotecario

Normalmente, las empresas de créditos con aval hipotecario suelen poner algún requisito a ese inmueble que tienes. Lo más habitual es que te pidan que no tenga cargas y que no te quede mucho capital pendiente.

Esto hace que para algunas personas no sea posible poner su vivienda como aval hipotecario. No obstante, lo más habitual es que tu inmueble cumpla esas condiciones, que además suelen ser bastante flexibles.

A estas entidades no les suele importar si estás en algún registro de morosidad. Conceden préstamos rápidos con ASNEF o RAI, ya que para ellas el único requisito importante es el del inmueble que vas a poner como aval hipotecario.

Tampoco es habitual que pidan justificaciones de ingresos, empleo fijo o un tercer avalista. Esto hace que si tienes un inmueble esta vía sea mucho más rápida y sencilla que otras. Al fin y al cabo, solo tienes que cumplir un único requisito: tener un inmueble.

En cuanto al dinero que se puede obtener con estos préstamos, varía en función de la entidad. Para que te hagas una idea, estamos hablando de cifras de entre 5.000€ y 300.000€. Una horquilla muy amplia que hace que sean válidos para muchas situaciones diferentes.

Dada la cuantía de estos créditos y que es necesario aportar cierta documentación, estamos hablando de préstamos de pueden tardar hasta 2 o 3 días hábiles en ser concedidos. Además hay que tener en cuenta que deberás firmar ante notario el contrato que formaliza la concesión del préstamo por lo que podriamos estar hablando de aproximadamente plazos de una semana para disponer del efectivo en tu cuenta.

Para qué pedir un crédito con aval hipotecario

Al tratarse de una horquilla de cifras tan amplia, los motivos por los que puedes solicitarlo son casi infinitos.

Los más habituales son las reformas en el hogar, los viajes, el pago de herencias o un préstamo para iniciar un negocio. Pero hay mucho más. También es posible hacer una reunificación de deudas o la cancelación de un embargo. Incluso puedes utilizarlo para acabar con tu hipoteca o para cambiar de vivienda. Las posibilidades que tienes son tantas como puedas imaginar.

En cualquier caso, se trata de obtener el dinero que necesitas de una manera rápida y sencilla. La concesión de los créditos con aval en las entidades de crédito es mucho más rápida que en los bancos, y los requisitos más sencillos.

Cómo solicitar un préstamo con aval

La manera de solicitar uno de estos préstamos online es prácticamente igual que la de solicitar un minicrédito o un préstamo personal online. La única diferencia es que la compañía te pedirá la documentación referente al inmueble.

Desde nuestra web puedes obtener información sobre varias de las entidades que conceden créditos y préstamos con aval hipotecario. Esa información es fundamental para que puedas elegir bien qué entidad te conviene más, ya que dependiendo de tu situación puede ser una u otra. 

Esperamos que este post te haya servido para conocer cómo funcionan los préstamos con aval y qué requisitos ponen las entidades.

Asnef

¿Qué es la conocida como Ley de Segunda Oportunidad?

Desde 2015 está en vigor una nueva ley, conocida popularmente...

Novedad en España: MoneyMas, préstamos online con avalista

Toda la tramitación se realiza por internet. Una vez...

6 Tipos de préstamos y créditos online

Cada vez hay más préstamos personales online en el...

Ranking de líneas de crédito - Enero 2019