Diferencias entre tarjetas de crédito, débito, virtuales y revolving

Cada tipo de tarjeta tiene sus propias ventajas e inconvenientes, siempre en base al escenario en el que las vayamos a utilizar. Conoce los distintos tipos de tarjetas que hay en el mercado y cual se adapta mejor a tus circunstancias y a tus necesidades. Si tu banco o caja tradicional te limita el acceso a tarjetas que te permitan disponer de crédito al instante, no dudes en consultar nuestra web y buscar las mejores alternativas como préstamos rápidos, minicréditos o lineas de crédito.

Tarjetas para operaciones económicas

Existen cinco tipos de tarjetas para realizar operaciones económicas que puedes utilizar si tienes una cuenta bancaria: revolving, crédito, débito, de prepago y tarjetas virtuales.

La creación de nuevos conceptos de tarjeta por parte de los bancos y cajas es fruto de las nuevas demandas de los propios consumidores y sus nuevas necesidades para disposición de efectivo urgente y crédito inmediato. De ahí por ejemplo, las tarjetas virtuales, vinculadas al desarrollo de internet y de las transacciones financieras en este medio. Has de tener en cuenta que, en función de para qué las necesitas, habrá unos que se adapten mejor que otras.

Tarjetas revolving, un nuevo producto

Las tarjetas revolving permiten realizar operaciones de compra aunque no se tengan fondos en la cuenta bancaria en ese momento. Se incluye un máximo de inversión mensual que conviene respetar. El problema está en que, si te pasas del límite, es posible que tengas que pagar intereses muy elevados. Para entender la operativa, funciona como una línea de crédito. Tendrás un importe máximo del que podrás disponer, bien cada mes o bien como máximo absoluto, y tendrás que hacer frente a cuotas mensuales.

Tarjetas de crédito y tarjeta de débito

La tarjeta de crédito a pesar de estar bien extendida, tiene características no totalmente claras por los usuarios. Con esta tarjeta podrás  comprar todo tipo de bienes y servicios, tanto si tienes saldo como si careces de él.  La idea es que a fin de mes venza la cantidad que has gastado y que la tengas que liquidar. Es por ello que este tipo de tarjetas están asociadas a cuantas corrientes que el banco utilizará a fin de mes para hacer el cargo oportuno.  Normalmente las compras con esta tarjeta no tienen coste ni intereses y su gasto se suele limitar a una cuota anual de mantenimiento. Pero ojo, si a fin de mes no dispones de saldo suficiente para hacer frente al crédito dispuesto, tendrás que abonar unos intereses adicionales a modo de penalizaciones o descubierto. Si esta situación se extendiese en el tiempo, tu banco o caja podría concluir por cancelarte la tarjeta de crédito.

Las tarjetas de débito son muy prácticas porque te permiten comprar un bien deduciendo automáticamente el importe de la cuenta bancaria. Es la tarjeta que menos requisitos te va a exigir tu banco para entregartela dado que cada compra o uso irá cargado instantáneamente sobre tu saldo disponible.  Esta tarjeta no tiene coste por operación y en el peor de los escenarios te cobrarán una cuota de mantenimiento anual o trimestral.

Tarjetas prepago y tarjetas virtuales

Una tarjeta prepago tiene la característica de estar previamente recargada para que realices compras hasta una determinada cantidad. El concepto comenzó en las recargas de telefonía móvil y pronto se trasladó a ámbito bancario y de las tarjetas.  La gran particularidad es que el importe que se carga en dicha tarjeta prepago es deducido en ese mismo instante de tu cuenta corriente. El funcionamiento podriamos decir que es similar a una tarjeta de débito donde el saldo disponible es limitado.

Las tarjetas virtuales son un instrumento para la compra que tiene la característica de no contar con una estructura física, estando limitadas a las operaciones online. Lo habitual es que la entidad proporcione un código al titular de la cuenta que este podrá utilizar para sus operaciones. Si bien es un sistema interesante, tienen la desventaja de que no se pueden utilizar para un medio de pago físico.

Es una tarjeta que ha contribuido a ofrecer a los consumidores un mecanismo adicional de protección en las compras online. El usuario evita incluir en dichas compras su tarjeta de débito o crédito habitual y que suele tener acceso a un importante efectivo.

Como contrapartida, muchas tiendas online y proveedores de servivios por internet están limitando su uso en sus pasarelas de pago. Una práctica que todavía está por concretarse si es totalmente legal desde el punto de vista de los derechos de los consumidores.

Conclusión sobre tarjetas y sus alternativas

Hay una tarjeta para cada situación. Basicamente las hay donde necesitas de efectivo disponible,  como son las de prepago, débito o virtuales; y otras donde compras a crédito sin tener que disponer de ese saldo en el momento de la compra. 

Las tarjetas, al igual que el resto de productos de financiación, deben utilizarse siempre con responsabilidad y siendo conscientes que tendremos que devolver el dinero disfrutado. En caso contrario, nos atenemos a todas consecuencias, incluido ser subido a ficheros de morosidad.

Puede que por tu perfil financiero, tu banco o caja decida que no puede ofrecerte una tarjeta de  crédito o una tarjeta revolving. En ese caso no debes preocuparte en exceso. Sin necesitas de un dinero urgente para una compra o hacer frente a un imprevisto te recomendamos que hagas uso de los préstamos rápidos y los minicréditos online . Son una alternativa muy eficaz para disponer en pocos minutos de ese efectivo en tu cuenta. Son unos productos diseñados para poder ser utilizados por prácticamente todo el mundo. Todo el trámite de estos préstamos personales es a través de internet y sin documentación ni papeleos.

Los intereses y comisiones de estos minicréditos son muy competitivos y en Loando.es te ayudamos a descubrir la oferta que mejor se adapta a tus necesidades. Desde 500€ hasta 5000€ y plazos de devolución que oscilan entre 30 días y cuota única o hasta cinco años y cuotas mensuales. Entra ahora en Loando y compara todos los micropréstamos, créditos rápidos y lineas de crédito del mercado, antes de solicitar el tuyo.

Ranking de líneas de crédito - Enero 2019