Líneas de crédito como alternativa para los préstamos para empresas

La línea de crédito para autónomos o empresas es un producto financiero muy habitual, recurrente cuando se quiere contar con una cantidad de dinero determinada, de la que disponer de manera parcial o total. De forma independiente a las comisiones de apertura o disponibilidad, con la línea de crédito solo se aplican intereses al capital del que se dispone.

Línea de crédito - ¿para quien? 

La línea de crédito es un producto recurrente para empresas y autónomos porque suele conllevar un proceso sencillo, rápido y cómodo. Con él, los clientes disponen de una fuente de dinero a la que recurrir en caso de necesidad, y en la medida en que lo necesiten. Y es que, al contrario de lo que sucede con el préstamo, donde el capital se dispone de una vez, con la línea de crédito se puede disponer del parcial o del total hasta un límite. Esta es la diferencia básica entre el préstamo rápido y la línea de crédito

Antes de una solicitar una póliza de crédito, eso sí, hay aspectos importantes a considerar, como el estado contable y tributario de la empresa, los resultados anuales, las posibles proyecciones de crecimiento que se tengan o la situación en la que se encuentre el mercado. Influirá en la decisión de la financiera, además, el historial crediticio o la capacidad de la empresa.


Cómo funciona una línea de crédito

La línea de crédito es un producto financiero, una fórmula de préstamo de capital al que se puede acceder fácilmente al estar asociado a la cuenta corriente del cliente.

Las empresas no siempre saben qué necesidad de liquidez van a tener a corto o medio plazo, por lo que no pueden especificar una cantidad, un tiempo de devolución ni tampoco iniciar largos procesos de solicitud, como sucedería con el préstamo.

La línea de crédito supone una forma rápida y fácil de acceder a un dinero extra, sabiendo que solo se pagan intereses por lo que se necesite. Eso no quiere decir que no tenga costes asociados, por seguros o comisión de disponibilidad, gastos que también hay que estudiar muy bien.

Al crédito se accede cuando la cuenta corriente no dispone de fondos suficientes en un momento determinado. Supongamos, por ejemplo, que una empresa tiene que pagar las nóminas de sus empleados a final de mes, pero no ha cobrado aún facturas pendientes que le permitirían disponer de liquidez para hacerlo. Con la línea de crédito, puede pagar a sus empleados mientras espera nuevas entradas de capital.

El funcionamiento de las líneas de crédito exige prestar atención a los gastos, para tener en todo momento el control de las cuentas. La idea es disponer de dinero rápido para necesidades puntuales de liquidez, es decir, no se trata de una fuente de ingresos extra. Nunca se debe solicitar si el cliente cree que no la va a poder pagar.


Líneas de crédito para negocios

Entre las líneas de crédito o préstamos para empresas, las líneas ICO, del Instituto de Crédito Oficial, están entre las más conocidas. Se trata de líneas de mediación disponibles para la financiación de proyectos de inversión y para necesidades de liquidez de autónomos y empresas. Son las entidades bancarias colaboradoras las que tramitan, estudian y aprueban las operaciones, en las condiciones establecidas en cada línea.

Entre ellas, destacamos la línea ICO Empresas y Emprendedores 2019, orientada a autónomos y empresas que realicen inversiones productivas en el territorio nacional, explica la web oficial, y/o que tengan necesidades de liquidez. A esta línea, sin embargo, también pueden acogerse particulares y comunidades de propietarios que necesiten rehabilitar su vivienda.

Los préstamos ICO tienen una ventaja importante, que es su bajo precio. Suponen una inyección de liquidez para autónomos y empresas a bajo coste, lo que es interesante si consideramos que los altos intereses se ven como una barrera de acceso a financiación. Sin embargo, teniendo en cuenta el global, son muy pocos los emprendedores que accede a este tipo de préstamos.


Línea de crédito para particulares

Tanto particulares como empresas y autónomos pueden acogerse a las líneas de crédito rápido de tramitación 100% online. Son financieras que operan exclusivamente en la Red las que ponen al capital a disposición de quien lo necesite, lo que garantiza un servicio cómodo, rápido y muy discreto. Es la gran alternativa para quien no encuentre respuestas en su entidad habitual, o no quiera dirigirse a ella por algún motivo.

Te invitamos a que utilices el simulador de línea de crédito de Loando. Basta con que señales la cantidad y el plazo de amortización en el cuadro correspondiente, con una horquilla bastante amplia: de 500 a 5000 euros y de tres a 24 meses. Al elegir, de manera automática, se te desplegarán tus opciones, ordenadas.

Entre tus opciones se encuentran:

  • Creditea - se trata de una de las financieras que más dinero ofrecen, hasta 5000 euros, y que no cobra por apertura, gestión o cancelación anticipada, lo que ofrece garantías en caso de que el producto no te satisfaga o terminen tus problemas puntuales de liquidez. La gestión se hace en tiempo récord, y puedes devolver hasta en 36 meses.
  • Euroloan - la apertura de cuenta también es gratuita, y la financiera se compromete a que puedas disponer del dinero en 24 horas. Pagas solo si lo utilizas, y devuelves en un plazo que puede abarcar los cuatro años, más incluso que Creditea.

No te olvides de consultar nuestro ranking de líneas de crédito mes a mes, donde recogemos las que consideramos pueden ser las mejores opciones para ti y para tu empresa.

Añadir comentario

########   #######  ######## ##     ##  ######   
##     ## ##     ##      ##  ##     ## ##    ##  
##     ## ##     ##     ##   ##     ## ##        
########  ##     ##    ##    ##     ## ##   #### 
##        ##     ##   ##     ##     ## ##    ##  
##        ##     ##  ##      ##     ## ##    ##  
##         #######  ########  #######   ######   

Registrese para ocultar este campo