Comisiones en una cuenta bancaria

Como todos los servicios financieros, las cuentas bancarias también tienen unas comisiones que la entidad nos puede cobrar por realizar diferentes gestiones. Por eso, a la hora de abrir una cuenta corriente online, u offline, es importante tener en cuenta qué comisiones pueden cobrarnos. En este artículo veremos cuáles son las comisiones más frecuentes en este tipo de producto bancario.

Tipos de comisiones en cuentas bancarias

Contenidos:

  1. Comisión de mantenimiento
  2. Comisión por ingreso de cheques
  3. Comisión por descubierto
  4. Comisión por transferencias
  5. Comisión por retiro de dinero en efectivo
  6. Comisión por reclamación de posiciones deudoras

A pesar de que es natural que no nos agrade tener gastos extra y pagar por ciertos aspectos que nos puedan parecer innecesarios, los bancos tienen tarifas y comisiones, que les permite mantener sus funciones. Cada entidad opta por diferentes productos en su oferta, del mismo modo que diferentes métodos para ganar dinero con estos servicios. Hay formas de librarnos de estos gastos, por ejemplo teniendo una cuenta asociada a una nómina, pero como no todos pueden optar por ella, las entidades crean las cuentas sin nómina, Así pueden dirigirse a un mayor círculo de clientes. Aunque no todos gastos para el cliente, porque hay opciones que nos son remuneradas, existen 6 comisiones principales y comunes con las que puedes encontrarte en una cuenta.

Comisión por mantenimiento

La comisión de mantenimiento es la más habitual de las cuentas corrientes. De hecho, generalmente, a no ser que tengamos otros tipos de cuenta bancaria, como una cuenta nómina o una cuenta joven, todas las entidades tradicionales nos cobrarán esta comisión. Aunque no debemos olvidar que también existen cuentas bancarias sin comisiones.

Este coste que nos cobran de forma periódica de la cuenta, corresponde a un pago que le hacemos a la entidad por el servicio de mantener nuestra cuenta operativa. Es decir, como su propio nombre lo indica, es la comisión que debemos pagar por el mantenimiento de nuestra cuenta en óptimas condiciones. Puede que nuestra entidad nos cobre esta comisión de forma mensual, trimestral, semestral o, también, anual. Pero es importante saber que muchas entidades tradicionales están eliminando esta comisión de sus cuentas online.

Aunque es la más común de todas las comisiones, también es la más fácil de negociar. Por eso, si hemos abierto una cuenta corriente en una entidad tradicional, como por ejemplo una cuenta BBVA, o una cuenta en La Caixa, podemos hablar con la entidad para eliminar esta comisión. Eso sí, generalmente, las entidades nos pedirán algo a cambio de quitar esta comisión. En ocasiones, puede tratarse de la domiciliación de ingresos, o recibos. Y, en otros casos, deberemos mover una determinada cantidad de dinero por la cuenta al mes para poder disfrutar de la eliminación de esta comisión. Por eso, lo más fácil es buscar una cuenta bancaria sin comisiones desde el inicio.

Comisión por ingreso de cheques

Esta comisión también es bastante habitual, aunque no lo es tanto ingresar un cheque. Esta es de una cantidad determinada y se aplica cada vez que acudimos a la oficina bancaria para ingresar un cheque. Digamos que es el precio que cobra la entidad por gestionar la entrada de dicho cheque en nuestra cuenta.

La comisión por ingreso de cheques también se puede negociar. Pero, ojo: muchas veces, cuando la entidad nos dice que tenemos ingresos de cheques gratuitos, debemos prestar atención a la letra pequeña. Muchas veces, esta opción solo es válida en un número limitado de cheques al mes, o al año.

Comisión por descubierto

Suele ser una de las comisiones más caras, pero tiene su lógica. Esta es la comisión que la entidad nos cobra por “prestarnos” el dinero cuando no tenemos saldo suficiente para hacer frente a un recibo.

Por ejemplo, solamente tenemos 30 € en la cuenta y nos llega un recibo de la luz de 40 €. En ese caso, el banco tiene dos opciones: rechazar el recibo o pasar el cobro de 40 € y dejarnos con 10 € de descubierto. Es decir: -10 € de saldo.

Por realizar esta gestión y prestarnos el dinero que necesitábamos para hacer frente al pago del recibo, el banco puede cobrarnos una comisión por descubierto. En caso de que no queramos que esto ocurra, tendremos que notificar al banco que no deseamos que nos deje la cuenta en números rojos si no disponemos de saldo; si no que, simplemente, rechace los recibos cuando esto ocurra.

Comisión por transferencias

Esta comisión no suele aplicarse cuando realizamos transferencias a otra cuenta de la misma entidad. Sin embargo, es muy frecuente cuando enviamos dinero a cuentas de otras entidades.

Gracias a los avances tecnológicos, esta comisión cada vez es más fácil de sortear. Así, existen muchas entidades que disponen de transferencias, limitadas o ilimitadas, gratuitas a cualquier entidad.

Comisión por retiro de dinero en efectivo

Esta es una comisión que genera una gran cantidad de polémica, ya que, en muchas ocasiones, no resulta lógico que el banco nos cobre por disponer de dinero que, realmente, es nuestro. Por eso, está quedando en desuso. Cada vez es más difícil encontrar una entidad que nos cobre comisiones por sacar dinero de un cajero de la propia entidad.

Eso sí, puede que, tanto nuestra entidad como la propietaria del cajero, nos cobren una comisión cuando sacamos dinero de un cajero de otro banco. También, es frecuente en la actualidad encontrar entidades que cobran una comisión a sus clientes por retirar dinero en efectivo en la oficina, en lugar de hacer uso del cajero automático.

Comisión por reclamación de posiciones deudoras

Esta comisión está muy relacionada con la que mencionamos anteriormente sobre los descubiertos bancarios. De hecho, ambas encarecen enormemente el hecho de estar en números rojos en nuestra cuenta bancaria.

En este caso, no se trata de una comisión por disponer del dinero prestado del banco. Sino, más bien, del precio que el banco nos cobra por informarnos de que estamos en números rojos.

Tanto esta comisión como la comisión por descubierto, son dos costes letales, que haremos bien en evitar a toda costa siempre que podamos. Y, la mejor manera de hacerlo es, como ya mencionamos, negociar con el banco para que elimine de nuestra cuenta la opción de quedar en números rojos. De esta forma, estaremos seguros de que nunca nos podrán cobrar una comisión por estar por debajo de 0 en nuestro saldo.

Los mejores préstamos rápidos de febrero

Consejos

Otras ayudas después del paro

Existen ayudas después del subsidio de desempleo que...

Préstamos entre Particulares

Si piensas en obtener dinero rápido, seguro que se...

Cuánto tarda una transferencia bancaria

En este artículo, vamos a hablar de los diferentes...

¿Qué es la usura y cómo reconocerla en los préstamos?

Durante el transcurso de los últimos meses, han sido...

Derecho de desistimiento: ¿en qué consiste?

El desistimiento es un derecho que existe por ley,...

Cómo actuar y protegerte de las empresas de recobro

Las empresas de recobro son empresas dedicadas única...

¿En qué consisten los préstamos con aval?

A continuación, vamos a analizar qué significa avalar...

Añadir comentario

      ##  #######   ######  #### ##      ## 
      ## ##     ## ##    ##  ##  ##  ##  ## 
      ## ##     ## ##        ##  ##  ##  ## 
      ## ##     ## ##        ##  ##  ##  ## 
##    ## ##     ## ##        ##  ##  ##  ## 
##    ## ##     ## ##    ##  ##  ##  ##  ## 
 ######   #######   ######  ####  ###  ###  

Registrese para ocultar este campo

Comentarios