Periodo de carencia de un préstamo - ¿Qué es?

Si estás buscando un préstamo a plazos o un crédito online, te interesa saber qué es el periodo de carencia. Se trata de una herramienta que se usa mucho en el sector de los préstamos personales, ya que puede ser una solución ideal en un momento determinado. ¿Quieres ver de qué se trata?

Qué es el periodo de carencia

Un periodo de carencia es una situación excepcional durante un tiempo en la vida de un crédito personal. En él, mediante un acuerdo con la entidad o el banco, se deja de pagar  parte de la cuota durante un tiempo.  En algunas situaciones de deja de pagar la cuota totalmente.

El dinero que no se paga en esa cuota se acumula a lo que tienes que devolver a la entidad. Por lo tanto, no es que vayas a dejar de pagar ese dinero, sino que simplemente se congela el pago durante el tiempo acordado.

Hablamos por lo tanto de una medida que no supone un ahorro como tal, sino que te ofrece comodidad a la hora del pago. Al ser realmente una especie de aplazamiento o extensión en tu fecha de pago, estarás incurriendo en la generación de intereses adicionales.

Las condiciones del periodo de carencia dependen de cada entidad. Las hay que conceden periodos de carencia bastante amplios, mientras que en otras se acota a algo muy puntual y justificado. En cualquier caso, si ya tienes un préstamo online, debes consultarlo con tu entidad.

Carencia total de un préstamo

La carencia total es la más utilizada en el sector de los créditos a plazos. Se trata de no pagar absolutamente nada durante un tiempo. Pueden ser dos, tres, cuatro o las cuotas que tu entidad te permita y que tu situación te aconseje.

Ten en cuenta que, aunque supone una gran comodidad durante un tiempo, lo que no pagues sigue generando intereses, por lo que hay que encontrar un equilibrio entre tus necesidades económicas y el intentar no crear más intereses de la cuenta.

Durante esta carencia no pagarás absolutamente nada. Ni devolución del capital, ni intereses. Es como si hubieses congelado el crédito personal online durante un tiempo, con la salvedad de que sigues generando intereses.

Esta carencia está pensada para reajustar tu economía hasta el punto de que, cuando acabe la carencia, te encuentres en una situación de más solvencia. Al quitar de encima una cuota más o menos grande durante un tiempo, es más fácil mejorar tus finanzas.

Lo ideal al solicitarla es que tengas un plan claro de cuánto dinero quieres ahorrar durante el tiempo que dura la carencia y qué tienes que hacer para conseguirlo. Así, con objetivos claros, será mucho más fácil poder cumplirlos, para así aprovechar las ventajas que te da la carencia.

Pero esta carencia total no es la única opción que tienes. También existe otra opción: la carencia parcial de tu mini crédito personal.

Carencia parcial de tu minicrédito

En un préstamo a plazos online o línea de crédito, muchas entidades ofrecen la posibilidad de solicitar una carencia parcial. En ella, lo que se hace es dejar de pagar una parte de la cuota que te corresponde, de manera consensuada con tu entidad de crédito.

Esa proporción que se deja de pagar debe estar condicionada por tus necesidades económicas, pero sin perder de vista la generación de intereses. Así, cuanta más cuota dejes de pagar, más intereses se te seguirán acumulando a lo largo de los meses.

Es una buena solución si lo que necesitas es una rebaja puntual para no llegar tan asfixiado a final de mes. Sin embargo, si tu situación financiera es ya bastante mala, una carencia parcial de tu préstamo rápido a plazos no te bastará. Tendrás que optar por una carencia total.

Lo más aconsejable es consultar con el servicio de atención al cliente de tu entidad de minicréditos, ya que ahí te podrán ofrecer las mejores soluciones. Según tu situación personal, lo mejor puede ser un tipo de carencia u otro.

Incluso puede que no te compense una carencia, o que necesites otro tipo de negociación para no llegar a una situación de impago. Sea como sea, siempre que tengas alguna duda con tu préstamo con carencia lo mejor es hablar con la entidad responsable de ese préstamo.

Algunas compañías no ofrecen periodos de carencia a sus clientes, sobre todo en préstamos rápidos con devolución hasta en 30 dias. Como alternativa, ponen a disposición de los prestatarios de prórrogas con las que de alguna forma comprar tiempo sin entrar en demora.

Eso sí, ten siempre presente las ventajas e inconvenientes que este período tiene. Aquí te las explicamos todas:

Ventajas del periodo de carencia

  • Te permite evitar el impago.
  • Sirve para volver a poner tus finanzas en orden mientras dejas de pagar la cuota.
  • Es flexible y sus condiciones dependen de la entidad con la que tengas tu préstamo personal a plazos.

Inconvenientes del periodo de carencia

  • Se siguen acumulando intereses.
  • Un periodo de carencia no significa que ese dinero se vaya a dejar de pagar.

En nuestra web puedes encontrar toda la información que necesitas sobre préstamos a plazos de diferentes entidades. Infórmate bien sobre ellas y sobre sus periodos de carencia total o parcial antes de contratar tu crédito a plazos.

Consejos

Préstamos online rápidos sin papeleos - ¿Cómo funcionan?

Seguramente te estarás pensando que si las entidades...

Créditos rápidos de fácil aprobación: los trucos para recibir préstamos sin papeleos

Toda entidad dedicada a prestar dinero, y que hace...

Prestamista fiable y honesto, ¿cómo comprobar una entidad financiera?

Además de poder beneficiarse de un tipo de interés...

Los mejores préstamos a plazos de agosto 2019