¿Cómo pagar los impuestos si no hay dinero? Préstamo rápido para pagar los impuestos

A los gastos ordinarios e impuestos se suman los ajustes de precios y tarifas. El precio de los combustibles de venta al público, por ejemplo, ha ido subiendo de manera progresiva, y en octubre ya se anunciaba un nuevo episodio de aumentos para este mes de enero. La cuesta de enero, en definitiva, llega a tener una pendiente bastante pronunciada en el caso de muchas familias.

¿Cómo se puede hacer frente a responsabilidades fiscales o a deudas atrasadas cuando no se dispone de liquidez? Responder a esta cuestión ha supuesto, desde siempre, uno de los principales retos de autónomos y empresas, cuando no de la ciudadanía en general. La financiación alternativa a la de entidades bancarias tradicionales ha supuesto un soplo de aire fresco, una fuente a la que recurrir.

Empresa Solicitar Importe máx. Plazo máx. Primer préstamo gratis Solicitar
Kredito24 SOLICITAR 750 eur 30 dias SOLICITAR
Wandoo SOLICITAR 850 eur 30 dias ✔️ SOLICITAR
Qué bueno SOLICITAR 900 eur 45 dias SOLICITAR
Prestamer SOLICITAR 1000 eur 30 dias SOLICITAR
Wonga SOLICITAR 300 eur 60 dias ✔️ SOLICITAR
Creditosi SOLICITAR 1000 eur 30 dias ✔️ SOLICITAR
Freezl SOLICITAR 1000 eur 35 dias SOLICITAR
MoneyMan SOLICITAR 400 eur 62 dias ✔️ SOLICITAR

 

Pagar impuestos cuando no se tiene liquidez

Una opción es recurrir a un préstamo rápido para impuestos. Te invitamos a que uses el comparador de nuestra web de la forma en que te explicamos a continuación.

  • Indica cantidad y plazo de amortización. En nuestro cuadro de búsqueda, debes ir a la pestaña de préstamos rápidos. Utiliza la barra deslizante para indicar cantidad y plazo de amortización, por ejemplo, 400 euros a 30 días. Como siempre, te aconsejamos no pedir más de lo que necesitas. Este producto financiero tiene sus ventajas, como la rapidez de concesión y envío del dinero y la comodidad del trámite, pero también tiene asociados altos intereses.
  • Observa todos los campos. La información principal que te ofrecerá el buscador es el coste del préstamo. Siguiendo con el ejemplo anterior, el de solicitar 400 euros a 30 días, el préstamos de Contante tendría un coste de 120 euros, y el de Ferratum Money de 132 euros. Eso sí, el comparador no ordena necesariamente por menor a mayor coste, sino que tiene en cuenta otras variables que también deberás considerar. Ferratum, por ejemplo, ofrece un primer préstamo gratuito, sin intereses, lo que le hace posicionarse en segundo lugar. De manera complementaria, aunque también recomendable, puedes echar un vistazo a la puntuación y a las opiniones que genera cada producto, información que te aparece en la parte baja del cuadro.
  • Compara. Otra utilidad de Loando, y que lo convierte en uno de los comparadores más potentes, es la de hacer una primera selección, para eliminar aquellos productos que no interesen, y poder comparar solo los que sí. Basta con marcar el recuadro Añadir para comparar y, cuando se hayan seleccionado todos los que se consideren interesantes, en la opción Comparar del menú que se abre en la parte baja de la pantalla. Así podrás ver de manera resumida las principales características de cada producto, y comparar.
  • Solicita. Recuerda que desde Loando, haciendo clic sobre el botón Solicitar que te aparece, puedes iniciar el procedimiento. Eso sí, recomendamos antes leer al detalle los términos y condiciones de cada producto.

La línea de crédito y el pago fraccionado cómo alternativas

Al margen de la solicitud de préstamo rápido para el pago de impuesto, estas son otras opciones a tu disposición.

  1. La línea de crédito. El primer paso es conocer cómo funciona una línea de crédito. Se trata de una cantidad de dinero que la financiera pone a tu disposición, y que puedes utilizar parcial o totalmente durante un tiempo, por ejemplo, un año. El prestatario te cobrará un interés por el dinero que uses y por los días que dispongas de esa cantidad. Es como tener una cuenta de saldo abierto. La línea de crédito casi siempre es utilizada por empresas y autónomos que deben atender pagos cuando no tienen dinero en sus arcas, luego las financieras pueden experimentar un repunte de solicitudes en este mes de enero. Y es el que este saldo extra dota al solicitante de un colchón.
  2. El pago fraccionado. Solicitar un aplazamiento de impuestos es posible, siempre que la deuda contraída con la Agencia Tributaria no supere los 30 000 euros. Se pueden aplazar y fraccionar casi todas las deudas, salvo algunas excepciones. Es al momento de presentar el impuesto cuando se debe indicar el número de pagos a realizar, y los días del mes a pagar (el 5 o el 20). La Agencia Tributaria después aprobará o no tal solicitud. También en este caso debes actuar con cautela. Si fraccionas el pago de IVA en tres meses, por ejemplo, se te puede juntar con el del próximo trimestre, y hacer mayor la carga fiscal. Además, puede que tu solicitud no sea aprobada.

Cómo pagar deudas

Es habitual tratar los impuestos como deudas puesto que, al fin y al cabo se trata de dinero a pagar. Así que la búsqueda de ayuda para pagar deudas, las preguntas en torno a cómo pagar dudas, o los lamentos de cómo pagar mis deudas si no tengo dinero, se refieren indistintamente a conceptos atrasados que hay que pagar o a impuestos nuevos a los que hay que hacer frente.

Veamos algunas opciones para pagar deudas sin dinero:

  • Préstamos para pagar deudas. Puedes seguir los pasos indicados más arriba. La opción te permite hacer frente a tus deudas de una vez y existen varias entidades financieras que aceptan préstamos con ASNEF o Badexcug. Sin embargo, entre otras desventajas, obliga a determinar la cuantía de primeras, y no se pueden reutilizar fondos.
  • Crédito para pagar deudas. Ya te hemos explicado cómo funcionan, y también puedes utilizar nuestro comparador para ver tus opciones. Es buena idea para tener un colchón, rápidos de conseguir, para lo que no es necesario conocer cuantía (puedes hacer un uso parcial o total) y que se pueda renovar. Pero recuerda que, al contratarlo, estás adquiriendo un compromiso a largo plazo que luego te puede pesar.
  • Pagos con tarjeta de crédito. Si tienes una tarjeta de crédito, seguro que tu entidad te da la opción de aplazar pagos a través de tu banca móvil o línea abierta, seleccionando la opción correspondiente. De esta forma, podrás dedicar el dinero del que dispongas a deudas o impuestos, y aplazar otros. Eso sí, no te dejes llevar por la facilidad de uso de una tarjeta y pregúntate, antes de utilizarla, cómo se paga una tarjeta de crédito. Recuerda que está sujeta a comisiones por emisión y renovación, por descubierto o exceso y otros. Y, por supuesto, aplazar pago conlleva también pagar intereses.
  • Pedir dinero a un familiar. No resulta fácil recurrir a un familiar y decirle: “Tengo deudas y no puedo pagar”. Nos da la sensación de que se trata de reconocer un fracaso, algo que puede dar lugar a juicios de valor que no queremos escuchar en ese momento. Para empezar, quítate los prejuicios, porque cualquier persona, a lo largo de su vida, se ha encontrado en una situación similar y ha tenido que pedir dinero. Te recomendamos que firmes un contrato de préstamo entre particulares sin intereses, si es el caso, para formalizar y luego no tener problemas con Hacienda.

Añadir comentario

##    ##    ###    ######## ######## ######## 
###   ##   ## ##      ##    ##          ##    
####  ##  ##   ##     ##    ##          ##    
## ## ## ##     ##    ##    ######      ##    
##  #### #########    ##    ##          ##    
##   ### ##     ##    ##    ##          ##    
##    ## ##     ##    ##    ########    ##    

Registrese para ocultar este campo

Comentarios