Préstamo online o línea de crédito - los gastos: ¿sabes lo que pagas?

Hay mucha gente que solicita un préstamo online, mira cuánto debe devolver y no se informa sobre nada más. ¿Sabes qué gastos son los que hacen que tengas que pagar esa cantidad y no otra? En este post te lo contamos todo.

Diferencia entre préstamo y línea de crédito

Aunque mucha gente suele confundir estos conceptos, son totalmente diferentes.

Un préstamo personal es una operación en la que la entidad de crédito te entrega una cantidad de dinero que debes devolverle junto con sus intereses y gastos normalmente en cuotas durante un periodo acordado. Por lo tanto, hablamos de un producto donde recibimos todo el dinero al inicio y que estamos devolviendo mes a mes junto a los intereses pactados.

Una línea de crédito es una idea radicalmente distinta. En este caso, la entidad te concede una cantidad máxima durante un tiempo marcado. Tú puedes disponer libremente de la totalidad de esa cantidad o de una parte de ella, según prefieras.

No se puede decir que sea mejor un préstamo personal online o una línea de crédito. Dependerá de la situación de cada persona el que una u otra manera de obtener dinero rápido se adapte más a ella.

Por ejemplo, si tienes un gasto puntual y urgente, seguro que lo mejor será un préstamo rápido al instante. Sin embargo, si tu problema es que tienes dificultades habitualmente para llegar a final de mes, posiblemente la línea de crédito sea lo que más se adapte a tu caso.

Sea como fuere, se trata de estudiar bien los pros y contras de cada producto y escoger lo que mejor pueda solucionar la necesidad que tienes en cada momento.

Gastos en un préstamo rápido online

Ahora que ya tienes clara la diferencia entre ambos conceptos, llega el momento de conocer todos los gastos que pagarías en cada caso.

En un préstamo personal, hay mucha diferencia entre solicitarlo a una entidad de crédito y hacerlo a un banco tradicional. Mientras que en los préstamos online no suelen cobrar comisiones, en los bancos sí que sucede, con lo que los gastos aumentan. 

Estos son los principales gastos que podría llevar asociado tu préstamo:

  • Comisión de apertura: es un gasto que solo se suele pagar con el banco, y que se calcula con un porcentaje sobre el valor total del préstamo.  Suele rondar el 0,5% o el 1%. En pequeños préstamos es una comisión insignificante, pero cuando hablamos de hipotecas de varias decenas de miles de euros, se convierte en un gasto que puede llegar a los 1000 o 2000 euros.
  • Intereses: este capítulo se repite en cualquier tipo de préstamo, y supone el principal coste. En los minicréditos, será el único coste al que tendrás que hacer frente siempre y cuando devuelvas el importe en la fecha acordada.
  • Tasa por prórroga o periodo de carencia: se aplicará un gasto adicional cuando se extiende el plazo de devolución.  Puede ser un importe definido y pagado como condición para dicha extensión o bien se puede añadir cierto interés al total del préstamo como resultado de alargar el periodo de amortización. La primera opción es más habitual en micropréstamos y la segunda en préstamos a plazos.
  • Cancelación Anticipada: es una comisión que suelen aplicar las entidades tantos a mini créditos como a grandes préstamos. Suele rondar también el 0,25 o 0,50%.
  • Intereses de Demora: Si no has sido previsor o cuidadoso de pagar a tiempo tu cuota, la entidad te cargará unos intereses adicionales. Normalmente suele ser un porcentaje del capital. En préstamos rápidos los intereses de demora son diarios y en los préstamos de entidades bancarias suelen ser mensuales.


Gastos en una línea de crédito rápido

En una línea de crédito, la lista de gastos suele ser mayor. Estos son los más habituales:

  • Intereses: este producto cuenta con la ventaja de que solo pagas por la cantidad de la que dispones, no por el total del dinero que te han concedido. 
  • Gastos por no disposición: algunas entidades te cobran gastos extras por el dinero que no has tocado. Es importante informarse bien sobre este punto antes de solicitar una.
  • Comisión de apertura: la línea de crédito es un producto a largo plazo, por lo que suele ser habitual el pago de una comisión al principio.
  • Interés por exceso: este gasto ocurre cuando sobrepasas la cantidad que se te concedió. Viene a ser algo bastante similar a lo que son los intereses de demora en un préstamo.


Aunque estos son los gastos más frecuentes, cada entidad puede establecer sus propias reglas, por supuesto respetando siempre las normativas y leyes aplicables. Un ejemplo de esto es la cantidad fija o el porcentaje sobre el capital que las entidades de créditos rápidos online suelen cargar al prestatario tras convertirse en deudores y traspasar la reclamación de dicho impago a empresas de recobro.

Dado que los productos del mercado suelen ser muy similares, por ejemplo permitiendo préstamos sin nómina o incluso aceptando créditos rápidos con asnef, el principal punto de diferenciación puede estar en los costes añadidos al producto.  Haz tus propias calculos e infórmate con todo detalle antes de completar tu próxima solicitud.

Consejos

Empresas de recobro: cómo funcionan y cómo protegerte de ellas

Cuando las entidades de préstamos rápidos se ven incapaces...

Qué son el TIN y el TAE y por qué te conviene conocerlos

Cuando cualquier persona está pensando en solicitar...

¿Problemas para controlar tus finanzas? Ayúdate de una app

Si te cuesta controlar todo lo relativo a tus finanzas...

Lineas de Crédito ( desde 1 hasta 36 meses)